4.7.10

Recuerdo número II

Tu imagen ocupaba una pequeña esquina de la pantalla y sin embargo en mi cabeza y mi corazón lo hacía por completo.
Como cada noche, sonreías sin parar.


- Mira lo que me produces. 
+¿Sonrisas?
- Felicidad.


Llevabas esa sonrisa puesta. La que como bien sabes y me hiciste saber a mí inmediatamente, solo y exclusivamente era yo la que podía dibujarla de manera permanente.
Aunque con el tiempo todo dibujo pierde color y luz...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí lo que te han parecido mis locuras y pensamientos, me encanta que lo hagas. ¡Y GRACIAS!