13.6.11

Y ahora necesito un cambio.

Ayer torpemente topé con nuestras conversaciones, y después de haberme hundido entre la desesperanza y la resignación, recordé por qué te quise tanto.


Porque te quise...





Te juro que no puedo más
Pero me da igual, solo me dura un segundo.
Luego vuelves a atacar, y me pides paz
y me creo el rey del mundo.

1 comentario:

  1. Abrir esa cajita en la que guardamos todo puede ser peligroso.

    ResponderEliminar

Deja aquí lo que te han parecido mis locuras y pensamientos, me encanta que lo hagas. ¡Y GRACIAS!