16.2.10

Ahora puedes creertelo o no.

Las cosas cambian, la vida cambia. Un día piensas que todo es un desastre, que todo se va al garete, nada sale bien y la tormenta cada vez se hace más dura. Sin embargo, de repente, aparece un rayo de sol a través de las negras nubes que cubrían todo tu cielo. Te han avisado, te lo han dicho. Pero cuando todo esta oscuro y empapado por la lluvia no puedes creer que, realmente, después de la tormenta llega la calma. Y el sol, con sus rayos, poco a poco seca las gotas de lluvia que se han confundido con las lágrimas que a la vez se confunden entre tristeza y alegría. Tú eres mi rayo, eres esa luz que se ha infiltrado para llegar hasta el suelo que mis pies pisan y ha dejado todo lo malo atrás. Las nubes que molestaba se acabaron yendo solas. Puede que con el tiempo tu luz se vuelva menos intensa, puede incluso que se apague. Pero siempre recordaré que eras el que me hacía reír día a día, minuto a minuto. Recordaré que por estos dias me hacías feliz con tan solo mirarme. Que en tu felicidad veo reflejada la mía. Siempre recordaré que fuiste la inspiración de muchísimas cosas de las que escribo, aunque tú ni te lo imagines. Y espero que sigas siéndola. En fin, te agradezco que llegues justo ahora...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí lo que te han parecido mis locuras y pensamientos, me encanta que lo hagas. ¡Y GRACIAS!